13 agosto 2013

CAMALEON

                                                                 
Foto tomada de Google

TRAVESURA INFANTIL

Me viene a la memoria, aquellos Veraneos de mi infancia.

Veraneábamos en Rota.

Y la "Pandilla" de amigos, de 10 / 12  años, solíamos hacer excursiones  por los Pinares del  ·Chorrillo"  , lo que actualmente es la Base Naval de Rota y en ocasiones cogíamos un camaleón,  que el que lo encontraba, se lo quedaba como mascota.

Una de las travesuras, era que le abríamos la boca y  le poníamos un cigarro encendido y ya no había forma de quitárselo  a medida que se lo fumaba, iba cambiando de color a un verde muy oscuro y al ponerlo en el suelo, al andar se tambaleaba, borracho del tabaco. Luego, pasado poco tiempo, se le quitaba el mareo.

En aquel tiempo,  ni el Camaleón ni nosotros sabíamos que era perjudicial para la salud

¿Gamberrada infantil? quizás si, pero sin malicia.
Y además, al Camaleón le gustaba o eso creíamos.

¡Ah! y no había que alimentarlo, el solo se procuraba su comida, con aquel pedazo de lengua.

manolo


40 comentarios:

  1. Hay que ver lo que discurríais. Años felices !!

    ResponderEliminar
  2. La de cosas tan traviesas que habrás hecho en tu vida. Menos mal que al camaleón se le pasaba la borracherra....jejejejeje.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Precisamente me encuentro ahora no muy lejos de Rota. Todos loa años decimos que vamos a tomar el vaporcito de Cadiz para llegar hasta allí pero al final no nos decidimos......para que cambiar de playa teniendo la de la Victoria enfrente.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me encantan estos bichos al igual que las iguanas.Estoy convencida que de haber sabido el camaleón lo malo que es el fumar no habría aceptado vuestro cigarrillo:-)
    Todos hemos hecho travesuras de pequeños simplemente por divertirnos sin pensar si era malo o bueno.Saludos Manolo

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Qué traviesillos!!.

    Es bonito recordar esa época tan feliz.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Yo nací en la calle Alhondiga de Sevilla y en mi casa siempre había un camaleón entre las macetas del patio.
    La "gamberrada" del cigarro la hemos hecho todos. Hoy día me pesa, pero también hay que decir que nunca se nos murió uno por esa causa.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Curioso experimento, lo llamaría yo. Entonce,s pobre inocentes, no sabíais que el tabaco era malo, ni que podía matar a ese inocente animalillo. O quizá, quién sabe, lo mismo le gustaba y a partir de entonces buscaba colillas por ahí tiradas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Hola Manolo, anda que ponerle un cigarrillo al animal, que traviesos que erais jeje, pero esos años son para eso verdad?, para hacer travesuras sin malicia ninguna, para ponernos serios ya vendrán otros años como los que tenemos ahora, me ha encantado lo que nos cuentas amigo:)

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Nosotros íbamos de pesca al puerto pescábamos "lorchos" y después de que fumara el pitillo con mucho estilo , al agua y hacia acrobacias durante un par de minutos sobre la superficie.
    ¡Que cosas pueden llegar a hacer uno el la juventud.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Cuando uno es joven hace cosas que luego ve que tal vez no eran de lo más hermoso, pero en ese momento era lo que tocaba.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Yo a camaleones no, pero las lagartijas y las ranas eran objetivo de nuestras travesuras (de gamberradas nada de nada). Inocentes eramos una jartá.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Me has hecho sonreír Manolo, cuántas travesuras inocentes hemos hecho de pequeños!! Me ha hecho especialmente gracia que al animalito en cuestión le gustara el tabaco jajajaja. Una anécdota que recuerdo de mi infancia es que cuando tenía 10 años, me regalaron un patito pequeño y como me encariñé con él, no se me ocurrió otra cosa que llevarle un domingo a misa para no dejarse solo en casa... madre mía, la que se preparo cuando empezó a cantar... y se me escapó por la iglesia... ;) Un abrazo Manolo.

    ResponderEliminar
  13. Pobrecillo... son travesuras inocentes, pero qué cosas se hacen cuando se es joven. Verás: mi padre llevaba siempre en la gorra un camaleón de mascota, cuando estuvo en Marruecos y se camuflaba tomando el mismo color, casi ni se le veía. Pero nunca le dio un cigarro, digo, no sé, a lo mejor estoy equivocada.

    Un respiro, Manolo, solo pido un respiro en este Madrid convertido en horno.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Qué buen escrito y cuántos recuerdos me trae. La mejor edad, la de la niñez sin duda. Cariños y gracias.

    ResponderEliminar
  15. Que gozadas eran esas travesuras...muy simpático relato ...creo que también fuimos un poco camaleón con nuestro primer cigarrillo...
    Un fuerte abrazo
    Cristina

    ResponderEliminar
  16. Manolo, en esta anécdota has representado la curiosidad y deseo de experimentar de la infancia. A veces chusca, otras dolorosa y la más común... la de habernos sorprendido con el resultado de nuestra inquietud por conocer el universo que nos rodeaba. Así mismo hasta hoy, los científicos con su deseo de conocer,siguen experimentando, eso sí, imagino que en muchos casos no será tan divertido como el ver al camaleón andar zigzagueante.
    Un gusto leerte.

    ResponderEliminar
  17. Infinitas gracias querido y admirado amigo por hacernos participes de tus bellos recuerdos y simpáticas travesuras de infancia.
    Miles de besinos de esta amiga que te quiere un montón y siempre te lleva en el corazón.

    ResponderEliminar
  18. Hay amigo Manolo si eres malulo jajajaja yo recuerdo que mis hermanas y yo jugábamos, con los saltamontes hasta que me mordió uno por encerrarlo en la palma de la mano nunca más volví a tocar uno, son lindos los camaleones, nunca eh tocado uno una linda entrada amigo.

    Besos feliz semana.

    ResponderEliminar
  19. ¡Anda! esa gamberrada la hacían por Murcia, en La Alberca, los chiquillos pero con los "morciguillos" (murciélagos), pero lo del camaleón cambiando de color y borracho ...eso si que es célebre.
    Siempre cuentas anécdotas originales.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. A esa edad no se mide las consecuencias de una travesura. Me imagino que eran llenos de imaginación todo el grupo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Vayaaaa en todos laos hacíais lo mismo, Paco también lo cuenta, pobrecitos, que malas ideas :))
    Que pases buen día.
    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Jajajaja que malos !!!! aunque mi hermana y mis primos en mi pueblo hicieron lo mismo pero con un murciélago jajaja. Que gamberrillos cuando pequeños. Besos

    ResponderEliminar
  23. Más de uno hemos hecho algo parecido en la infancia, sino con camaleón sin con lagartijas, si eso ocurriera hoy en día, alguien consideraría que es maltrato animal y nos meterían un paquete de mucho cuidado. Eran otros tiempos, donde había camaleones, lagartijas e inocencia carente de maldad, lamentablemente de todo ellos va escaseando.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Entonces ,¿ se lo preguntasteis?

    :)

    Un abrazo, Manolo, es broma.

    ResponderEliminar
  25. Gracias por tu visita a mi blog, la verdad es que es muy bonito revivir de nuevo esas travesuras de la infancia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. hola manolo,primero me puse en la piel de pobre camaleon y senti pena,pero luego me puse en esa piel de ustedes los niños,con esa inocencia que nos caracteriza a todos en la niñez y hasta me dio ternura esta travesura jajajajjaj pobre del camaleon que caia en vuestras manos heeee jajajajja una linda historia amigo.

    te mando un fuerte abrazo y feliz fin de semana!!!!!!

    ResponderEliminar
  27. Hola Manolo
    Pobre camaleón!!! lo hacían fumar, debe haber sido divertido para ustedes verlo. Me da un poco de impresión el animalito. Todos cuando somos chicos hacemos mil cosas para divertirnos.
    Un besito

    ResponderEliminar
  28. Bueno, Manolo, yo creo que con esa edad y en esa época no se hacían las cosas con maldad , todos cuando hemos sido niños@s hemos hecho alguna que otra " fechoría" que la mayoría de las veces no perjudican a nadie . Me da penilla del camaleón pero debía estar gracioso con el cigarrillo .
    Un abrazo grande .

    ResponderEliminar
  29. Manolo desde siempre tu cabeza como la mia no pensaba nada bueno xd, ademas me imadino la dos partes, vosotros muertitos de risa, eso lo tengo claro, ¿pero el camaleon?, hoy ños niños con esa edad no saben divertirse. un abrazo drande

    ResponderEliminar
  30. Que bien te quedó este recuerdo de infancia. Creo que a todos nos hiciste recordar nuestras propias travesuras.
    Mis primeros años los pasé en una parcela con vacas y luego, en una casa quinta en el pueblo de Buin. ¡Fueron los mejores años!
    Gracias por la nostalgia y gracias también por tu comentario en mi blog. ¡Muy simpático! Lillian

    ResponderEliminar
  31. Manolo ...Manolo,vaya niños mas tremendos pobres camaleones ya les enseñabas al vicio ,asi salian de mareados ...la verdad que los niños de pequeños haqcemos travesuras ...¡¡¡si yo te contara!!!uf era una niña muy femenina pero a las monjas del colegio las llevaba hasta un tatoncito en la ratonera cojido y se lo dejaba en su silla y la pobrecilla daba un grito ...bueno gracias por tu visita ,un placer
    un saludo
    Marina

    ResponderEliminar
  32. Las travesuras de la juventud.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar


  33. Quien mire tus ojos verá el brillo de un nuevo amanecer
    Y quien tome tus manos sentirá la caricia de un atardecer.
    Este es el sentimiento que brota en el interior del ceibo en flor
    y que me apetece compartirlo con el horizonte de la alborada.

    Para que el fin de semana sea perfecto,
    En armonía con el saludo del pensamiento…

    Un breve saludo no carente
    De mi aprecio y afecto hacia ti!!


    Atte.
    María Del Carmen



    ResponderEliminar
  34. Gracias Manolo por tu visita y el paisaje de mi blog nada tengo que ver... lo encontre en Facebook no lo conozco tu dices que es idilico pues me alegra saberlo .
    Marina

    ResponderEliminar
  35. Hola Manolo, qué tiempos aquellos.
    Ahora, de hacer eso, nos fusilarían directamente, antes eran travesuras.
    Nosotros cogíamos murciélagos y hacíamos lo mismo, les dábamos de fumar y el efecto es tal cual dices, se cogían un mareo que para qué y sí, parecían disfrutar. O eso creíamos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. Había oído lo de cazar saltamontes, pero, ¿camaleones? eso nunca jejejeje. Espero que ahora no tengáis la misma costumbre de darles de fumar... Un besazo y gracias por venir a verme y que te gusten mis vales.

    ResponderEliminar
  37. Los Amigos no necesitan estar siempre juntos;
    Lo importante es saber que siempre te recuerdan,
    Te quieren y desean lo mejor del mundo para Ti.
    Un abrazo de esta amiga de Venezuela.
    (¯`v´¯)
    `•.¸.•´
    ¸.•´¸.•´¨) ¸.•*¨)
    (¸.•´ (¸.•´ .•´¸¸.•´¯`•-> SOYPKS

    ResponderEliminar
  38. De niño travieso EH?! pero que mascota más especial, Manolo aja,ja...
    Un abrazo cariñoso y que estes muy bien.

    ResponderEliminar
  39. Ay Manolo.
    Menos mal que no sufría el animalito.
    Cosas de niños traviesillos.
    Un abrazo, Montserrat

    ResponderEliminar